Desnutridas y heridas, perritas vivían en condiciones deplorables. Su familia las ayudó a sanar