Una abuela y su perrita que habían sido desalojadas de su hogar en Usulután, El Salvador, lograron encontrar dónde dormir, luego de tener que pasar una breve estadía en la calle. Esto gracias a la solidaridad de un hombre que les prestó su casa.

Irma Vásquez y Lucky, su compañera peluda,…

Ahora puedes leer el artículo de UpSocl sobre Después de vivir en una plaza con su perrita, abuela recibió ayuda. Les ofrecieron un nuevo hogar.

También te puede interesar:  Protestó contra la industria de la moda en pleno show. Desfilaron vestidas de «enfermas mentales»

Seguir leyendo artículo en UpSocl.