Diseñador convirtió 1.500 mascarillas recicladas en un bello vestido de novia. Utilizó los desechos