Diseñadoras italianas elaboran seda ecológica con cáscaras de naranja. Reciclan con mucha elegancia