Disfruta del yoga sin importar su peso. Es una feliz «yogui gorda» que no alimenta estereotipos