Dos estudiantes de México logran convertir el agua sucia en combustible. La limpian y la reutilizan