Drag queen más joven del Reino Unido es un niño de 11 años. Sus padres apoyan orgullosos su talento