Drake Bell se declaró culpable de “poner en riesgo la salud de una menor”. Podría ir a prisión