Dueño de restaurante se niega a expulsar a una perrita. Aunque le reclamen, ella “se queda y punto”