Dueños comparten esos preciosos momentos cuando sus mascotas fueron unos “grandes idiotas”