El agua inundaba su pueblo en Mozambique y ella subió a un árbol. Ahí comenzó a dar a luz a su bebé