“El amor de Dios es respeto”, explica una monja que visita bares homosexuales y tiene un hermano gay