El artista callejero cuyos grafitis cambian los espacios donde los pinta