El aspecto del ser humano ‘perfecto’ según la ciencia