El avión en el que iba Keanu Reeves tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia, y compartió el autocar con el resto de los pasajeros