El día en que Diana conquistó la pista de baile de la Casa Blanca. Logró maravillar a John Travolta