El durísimo cartel dejado por un trabajador a la entrada de un McDonald’s el día que renunció