El email de la Universidad de Zaragoza que ha dejado a cuadros a sus alumnos por su directa sinceridad