El final de Game of Thrones habría afectado la productividad de unos 27,2 millones de trabajadores