El gato que se acurrucaba al móvil no estaba viendo a su difunto dueño, sino que a ¡una tortuga!