El hijo con el que más discutes es el que más se parece a ti. Una psicóloga explica por qué