El hombre que robó un cubo lleno de oro a plena luz del día se ha quedado sin un duro