El misterio de un hombre que recibía pizzas sin pedirlas llega a su fin