El niño de Willy Wonka rechazó a Hollywood y tomó un rumbo inesperado. Han pasado casi 50 años