El nuevo (y surrealista) viral de TikTok: ¿Real o fake?