El país que niega tener casos de covid, rechaza la vacuna y enseña a sus ciudadanos a curarse con un batido de frutas