El Papa Francisco recortó en un 10% los sueldos de los cardenales a raíz de la crisis por COVID-19