El peculiar parto de una raya que nos recuerda a uno humano