El perro que ganó una medalla de guerra por hacer pis