El posavasos de sillón es lo que siempre necesitamos para esas sesiones de Netflix con cervezas