El Premio Nobel de la Paz 2020 se lo llevó el Programa Mundial de Alimentos. Llenó muchos estómagos