El príncipe Carlos se refugió en Gales para llorar en privado la pérdida de su padre. Lo extraña