El príncipe George ha crecido: cambiará sus tiernos calcetines hasta la rodilla por elegantes trajes