El Síndrome de la Cabaña: los peligros psicológicos de la desescalada