El Snickers Blanco dejará de ser edición limitada. Podría derrocar al clásico como nuestro favorito