El trabajo soñado existe: Cadbury busca probadores de chocolate profesionales. Y no son mal pagados