El virus del SIDA curaría la enfermedad del “niño burbuja”. Fue tarde para él, pero no para otros