Ella es Princesa, la perrita que actúa como si fuera callejera para conseguir hamburguesas