Empleados de tienda construyeron una casita para el callejero que adoptaron. Le dieron techo y amor