En 1800, 75 camellos fueron importados al Oeste, pero asustaban a los caballos. Te contamos qué pasó con ellos