En 2006, su madre lo encadenó y encerró en una casa de piedra. Desde entonces, vive como un animal