En Chile plantarán un árbol nativo por cada auto vendido. Buscan reducir, como sea, la huella de CO2