En Estados Unidos aumentó la adopción de perros gracias a la pandemia. Los refugios están vaciándose