En Japón les gusta pulir bolas de papel de aluminio hasta la perfección, y el resultado es muy satisfactorio