En la Edad Media adoraban esta fruta que solo podía comerse podrida, pero ahora ya nadie la conoce