En Londres harán un corredor de flores de 11 km para las abejas. Tendrán un hábitat donde sobrevivir