En Manhattan instalaron sacos de boxeo para aliviar el estrés. No es fácil vivir en las ciudades