En México transforman avión abandonado en biblioteca pública. No hay espacio para la delincuencia