En Pekín se cambian botellas de plástico por boletos de metro. Buscan disminuir el daño ambiental