En Twitter siguen convencidos de que antes se envejecía más rápido, y siguen publicando fotos para “demostrar” esta teoría